Francia y Croacia, los dos protagonistas de la final de Rusia 2018

Rusia 2018
'Les Bleus' se coronaron campeones de la Copa Mundial de Fútbol Rusia 2018. Crédito de la imagen: FIFA.
Francia y su segunda conquista mundialista

Al finalizar la ceremonia, la entrada de la Copa del Mundo, en manos de Philipp Lham, capitán de la selección alemana campeona del 2014, y de la modelo rusa Natalia Vodianova, fueron la antesala de la fiesta principal: el partido final entre las selecciones de Francia y Croacia, que tiñeron de azul y rojo las gradas del estadio más grande de Rusia, el Luzhniki de Moscú.

El encuentro futbolístico, que estuvo cargado de goles y que dio finalmente la victoria a la selección de Francia, coronándola como campeona del mundo por segunda vez, veinte años después de haber abrazado el primer título, fue un encuentro ejemplar en el que, pese a la derrota de los croatas, todos terminaron celebrando.

Novedades detrás de las dos selecciones finalistas

La mayoría de los jugadores de la selección croata nacieron en medio de una cruenta guerra civil en la desaparecida Yugoslavia, que terminó con la independencia de su país, Croacia. Esta pequeña nación balcánica, que hoy solo cuenta con poco más de 4 millones de habitantes, se ha posicionado en el escalafón mundial de la FIFA como una de las más aguerridas selecciones en el campo de juego, y gracias a su excelente participación en Rusia, será en adelante una de las favoritas en futuras competiciones internacionales.

La selección francesa, por su parte, y nuevos campeones del mundo, ostentan la gloria, siendo este equipo un ejemplo de inclusión y diversidad global. La mayoría de sus jugadores provienen, muchos de ellos, de países africanos y posteriormente nacionalizados franceses, y otros, tienen al menos uno de sus padres oriundos de una nación extranjera, siendo únicamente 7 de los 23 seleccionados del conjunto, cien por ciento de origen galo. Es por esta razón que la victoria, festejada a lo grande por todos los rincones de Francia, también se celebra hoy en distintos lugares del mundo, que están unidos por sangre con estas estrellas que brillaron con fuerza y son ahora los dueños de la Copa Mundial de Rusia 2018.

En la memoria: el inolvidable mundial de los rusos

El campeonato orbital más importante de la FIFA ha concluido y la calificación final ha sido satisfactoria. Los rusos no solo cumplieron con una impecable organización del Mundial y con prestar al servicio de esta fiesta sus maravillosos estadios, sino también serán recordados por su hospitalidad, la belleza de sus ciudades y por mostrar su cara más amable y cálida de su gente que, durante un mes, se contagió de la euforia, la pasión y la ilusión de los miles de aficionados que, de distintos países, llegaron para apoyar sus selecciones y compartieron juntos una fiesta que unió a las naciones, y que afuera de los estadios, inundó de color, cantos y de voces en múltiples idiomas, las ciudades mundialistas de ese gran anfitrión: Rusia.

- Publicidad -

Deja un comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.