Un glacial e hiperactivo invierno 

Nevadas, ráfagas de viento, lluvias y frío polar

Las provincias de Quebec y Ontario fueron afectadas por una persistente nevada pre-invernal el 12 de diciembre pasado, que provocó varios accidentes en carreteras, cortes de energía eléctrica y el cierre de escuelas.

La mayor intensidad de la tempestad se registró en territorio quebequense, registrándose precipitaciones de hasta 35 centímetros en la región de Charlevoix y de 21 centímetros en Montreal. También se registraron fuertes ráfagas de viento, llegando a los 94 km/h en la Bahía Comeau.


Luego de la nevada pre-invernal, un frío glacial se abalanzó sobre la belle province, particularmente desde el pasado viernes 15 de diciembre. Se vienen registrando temperaturas bajo cero, que con el agregado del factor vientos, en algunas zonas la sensación térmica ha sido inferior a los -20 ºC. También ha habido lluvias, que podrían repetirse durante la presente semana.

La Navidad podría no ser “blanca” en el sur de Quebec

Según los más recientes pronósticos meteorológicos, existe el riesgo de que las lluvias se conviertan en lluvias heladas, ante la ocurrencia de ligeras precipitaciones de nieve, entre 5 y 10 centímetros, en diversos sectores del territorio. La excepción podría tener lugar en el sur de Quebec, en donde la nieve sería sustituida por la lluvia.     

Con un riesgo aún declarado como bajo, las lluvias heladas podrían afectar a localidades y áreas circundantes de Gatineau, Vallé-de-Richelieu, y eventualmente, la región de Montreal.

Montreal, Estrie y Montérégie serían las regiones, que deberían recibir las lluvias más abundantes, debido a una depresión atmosférica proveniente de Colorado (Estados Unidos). En este sector del territorio quebequense, las temperaturas serían las más elevadas y el manto de nieve sería de menor espesor, y es hasta probable que desaparezca.

Si el pronóstico se confirma, es posible que, en estas regiones de Quebec, la “Navidad blanca” esté ausente.

Promediando la semana próxima, se producirá una combinación de humedad proveniente del golfo de México y un nuevo descenso de la temperatura a nivel glacial. La amalgama de los fenómenos descriptos, provocaría nuevas precipitaciones de nieve al culminar dicha semana. No se descarta la ocurrencia de un cóctel meteorológico, durante el viernes 29 y el sábado 30 de diciembre: la nieve se convertirá en aguanieve, lluvia helada, y finalmente en lluvia.

De acuerdo a diversos pronósticos meteorológicos, tendremos un invierno con frío polar y condiciones meteorológicas variables.

Ante el panorama descripto, será preciso que la población esté atenta al estado del tiempo, tomando las precauciones debidas, tanto en áreas residenciales como al circular por calles y carreteras.

Fuentes consultadas: MétéoMédia / Medio Ambiente Canadá.

Primera versión: 12/12/2017, 08:40 (HE). Última actualización: 18/12/2017, 11:22 (HE).
- Publicidad -

TU OPINIÓN NOS INTERESA

Por favor, déjanos tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.