Granito en Machu Picchu

Patrimonio Cultural es todo bien realizado por el ser humano y que posea un valor excepcional desde el punto de vista de la historia, de la ciencia o del arte. Estos bienes pueden ser arquitectónicos, obras de arte, grupo de construcciones aisladas o construcciones reunidas y lugares, también obras pictóricas y esculturales.

Machu Picchu es considerado desde el año 1983 como Patrimonio Cultural de la Humanidad y desde el 2007 como una de las Nuevas Maravillas del Mundo.

¿Por qué Machu Picchu es tan especial?

En este lugar podemos apreciar la maestría de los arquitectos e ingenieros incas. Se trata de una genial planificación a nivel civil, militar, religioso y administrativo.

Machu Picchu (“montaña vieja” en quechua, idioma de los incas) es entre otras, la mayor atracción turística del Perú. Para visitar la antigua ciudad, ubicada a 2.430 metros sobre el nivel del mar, se debe llegar previamente a Cuzco, antigua capital del imperio inca. A partir de esta localidad, se deben recorrer 130 kilómetros, por medio de autobús, tren, helicóptero e incluso a pie, tal como lo hacían los incas.

Machu Picchu fue construida en un lugar abrupto, elevado y distante de la capital inca. Además, está encerrada por una vegetación tupida y circundada por un río torrentoso. Hasta la fecha, se desconoce porqué allí se llevó a cabo su construcción. Quizás, fue para aprovechar el granito blanco, roca muy abundante en el lugar.

Es una ciudad perfectamente construida en un hermoso lugar; se podría decir, que supera a cualquier otra ciudad inca. Está dividida en dos grandes sectores: a) sector agrícola y b) sector urbano. El sector agrícola lo componen el conjunto de terrazas,  que principalmente servían para el cultivo del maíz. Poseía un perfecto sistema de regadío. El sector urbano está dividido en dos sectores: el alto y el bajo.

Entre las construcciones, que se destacan, mencionamos al Templo Principal, dedicado al dios Sol -dios tutelar de los incas- compuesto por tres muros de unos 11 metros de largo por 8 metros de ancho. El Palacio del Inca se constituye en una de las mejores edificaciones: posee habitaciones privadas, comedor, servicios higiénicos y un área para el personal de servicio. También sobresalen el Templo de las Tres Ventanas, cuya mampostería es ciclópea, ensamblada sin ninguna argamasa; el Templo del Cóndor, que debió ser un centro ceremonial con ambientes abiertos y cerrados y con una representación del cóndor.

Intihuatana, tallado en un solo bloque de granito. Crédito de la foto: CanStockPhoto.

Uno de los lugares más estudiado de Machu Picchu es el Intihuatana “donde se amarra al sol”. Al parecer, fue considerado como un lugar sagrado, una especie de observatorio astronómico, donde pudieron determinar los solsticios y los equinoccios.

El preciado granito

La gran ciudadela de Machu Picchu fue construida íntegramente de granito. Este es una roca muy común, vastamente utilizada desde la antigüedad, como en Machu Picchu, especialmente en construcción y en escultura, particularmente por dos razones: puede obtenerse de él un brillo pulido y durabilidad en el tiempo.

En su composición se encuentran: mica, cuarzo y feldespato entre otros. Los cristales en forma irregular de estos minerales, muchas veces pueden observarse; de allí el nombre de la roca: grano, granito.  Su aspecto es muy variable: el fondo puede ser de color blanco, gris claro, amarillo, incluso  rosado, dependiendo de la proporción de los minerales constituyentes, pero con la presencia de abundantes manchas negruzcas en los contornos angulosos, que le confieren a la roca una apariencia canosa.

La belleza de Machu Picchu se expresa en el impresionante trabajo realizado por los incas sobre el granito.

Deja una respuesta:

Por favor, deja tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí