Sonda lunar china Chang’e 4 explora la cara oculta de la Luna

Crédito de la imagen: CNSA.

Según la mitología china, Chang’e (嫦娥) es el nombre en mandarín con el cuál se conoce a la diosa de la Luna, una doncella que, por error, ingirió una píldora de la inmortalidad y flotó hasta llegar al satélite natural, donde vive eternamente. En honor a esta antigua leyenda, los chinos han escogido el nombre de Chang’e para bautizar así a sus sondas espaciales lunares, que ya han logrado importantes hazañas en la exploración de este cuerpo celeste.

La última y más reciente de las sondas lunares chinas, la Chang’e 4, lanzada el pasado 8 de diciembre, alunizó exitosamente el día 3 de enero de 2019, pero a diferencia de las misiones anteriores, incluyendo las de otros países, ésta por primera vez en la historia, ha conseguido posarse sobre la cara oculta de la Luna. Un hecho sin precedentes por su complejidad y la importancia científica que supone, en cuanto a los descubrimientos que esperan realizarse sobre esta zona inexplorada del satélite terrestre.

- Publicidad -

Una misión inédita y compleja

El mayor reto que supuso la misión, desde el punto de vista tecnológico, fue la comunicación desde la Tierra con el vehículo de exploración, dado que la cara oculta lunar está orientada en sentido opuesto al planeta. Para resolverlo, los científicos chinos pusieron en órbita lunar el satélite adicional de retransmisión Queqiao, el cuál funciona como puente de comunicación entre el centro de mando ubicado en China y el módulo lunar, que ya está operando, cumpliendo con su misión, en esa compleja región lunar.

El vehículo de exploración lunar Yutu 2 (o »Conejo de Jade 2», mascota de Chang’e según la misma leyenda china), ya se encuentra iniciando su exploración. Pesa unos 120 kilogramos y está planeado para un trabajo de 3 meses. El 4 de enero envió a la Tierra las primeras fotografías de la inexplorada superficie lunar. Pero, la misión de Chang’e 4 y de su rover Yutu-2 van más allá del simple desplazamiento por la cara oculta del satélite. Esta última, es una zona de relieve complejo, más montañosa que la cara visible, que es más plana, y por ese motivo, su misión estará centrada en la exploración de la cuenca Aitken, el cráter más profundo y más antiguo del sistema solar.

La investigación y el aporte científico desde el lado oscuro de la Luna

Es la primera vez que la humanidad explora el lado no visible de la Luna, y los científicos chinos esperan tomar muestras del terreno, la estructura y composición de las rocas, para poder contar con nuevos datos que expliquen el origen y evolución de la Luna, así como el de las estrellas y las galaxias.

La misión tiene previsto igualmente intentar cultivar semillas de tomate en superficie lunar, detectar señales débiles emitidas por cuerpos celestes lejanos sin las interferencias de la Tierra, y lo más importante, seguir preparando el camino para una futura misión que espera llevar humanos en naves tripuladas a la Luna.

Dejar respuesta

¡Por favor, ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.