La sorprendente agenda espacial china

Han pasado casi cinco décadas, desde el envío y puesta en órbita terrestre con éxito, del primer satélite artificial chino Dongfanghong, en abril de 1970. Dicha fecha marcó un hito sin precedentes en la historia milenaria de la nación más poblada del mundo.

Su primer lanzamiento espacial fue solo el umbral de un proyecto cada vez más ambicioso que, con el paso de las décadas y las experiencias acumuladas, han llevado a China al nivel de las grandes potencias espaciales. No solamente logró lanzar y aterrizar naves tripuladas, poner en órbita laboratorios espaciales o llevar hasta la Luna sondas, que han fotografiado y estudiado el suelo del satélite, sino que en la mente de los chinos hay planes futuros aún más sorprendentes.

- Publicidad -

Misiones lunares

En julio de 2017, el fallido lanzamiento del cohete portador Gran Marcha 5, que pretendía llevar al espacio al satélite experimental de comunicaciones geoestacionarias Shijian-18, retrasó la misión lunar china prevista para ese año. Los fallos están siendo identificados y corregidos.

Debido al incidente antes mencionado, los planes exploratorios lunares de China fueron pospuestos para 2018, y entre sus próximas hazañas, está el lanzamiento de la sonda Chang’e 4, para el segundo semestre del año, que realizará el primer aterrizaje controlado de la historia en la cara oculta de la Luna, la más alejada y desconocida hasta el presente. El propósito de esta misión será   explorarla y enviar información a la Tierra por medio de un satélite de retransmisión ubicado en el punto L2, debido a que la comunicación directa desde el lado oscuro lunar no es posible con la Tierra.

La siguiente sonda en la lista, la Chang’e 5, será probablemente enviada en 2019, teniendo como propósito alunizar sobre la formación volcánica de Mons Rümker, para recoger muestras del suelo lunar y posteriormente traerlas a la Tierra.

Ambas misiones se plantean como la antesala del siguiente paso que planea dar China en su ambiciosa carrera espacial, que propone llevar astronautas hasta el satélite natural, para la próxima década, coincidiendo o adelantándose al nuevo proyecto de alunizaje tripulado anunciado por los Estados Unidos.

Estación espacial y supertelescopio

Para viajar más allá del espacio, los chinos necesitarán reabastecerse y contar con una base de operaciones fuera de la exosfera, permanente y más grande, y para ello, han apuntado hacia el año 2022, para completar la construcción de su primera estación espacial modular denominada inicialmente como Tiangong 3. Otra ambiciosa escala en los planes de exploración espaciales chinos que incluirá el lanzamiento de su modulo central Tianhe en el 2019, y el supertelescopio Xuntian, 300 veces más grande que el Telescopio Espacial Hubble, para el 2022.

En los planes inmediatos de China, también está la exploración de Marte. Los chinos esperan enviar una misión al planeta rojo con vehículo robotizado, para investigar y explorar el territorio marciano, pero la información al respecto se maneja con tal reserva, que aún no se conoce el nombre de la misión ni sus detalles, pero se espera que podría ser lanzada hacia el 2020.

Dejar respuesta

¡Por favor, ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.