Ceros: una aeronave ideada para regiones glaciales

Ceros
Crédito de la imagen: Imaginactive.

Desde el taller de la fundación Imaginactive, llegan novedades de la mano del reconocido ingeniero y diseñador industrial, Charles Bombardier.

En esta ocasión, el emprendedor canadiense nos presenta el “Ceros”, un concepto industrial para una nueva generación de aeronaves prevista para transportar material, equipos y personas a lugares remotos, ubicados en regiones glaciales.

Un profesional argentino en el equipo creativo

Las imágenes del nuevo concepto han sido creadas por el diseñador industrial Martín Rico, quien es egresado de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente, trabaja en su especialidad para el programa Nueva Generación de Profesionales de la Aviación de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI).

- Publicidad -

El Ceros se concebiría para realizar despegues y aterrizajes cortos en pistas de hielo y para acceder a la mayoría de los pueblos, puestos de avanzada y bases científicas, que se sitúan en Canadá, Rusia, Noruega, Groenlandia y la Antártida.
Antecedentes y una mirada al futuro

En el pasado siglo, se fabricaron una serie de aeronaves para transportar material, personas y equipos a lugares remotos del norte canadiense, incluidos los aviones De Havilland Beaver y Twin Otter.

El concepto Ceros apunta a crear una versión del siglo 21 de esos aviones legendarios, al proponer nuevos motores, nuevos diseños de sistemas y nuevos tipos de materiales y tecnologías”, según lo que se expresa un boletín de prensa de Imaginactive.

Las particularidades del Ceros

El Ceros tiene dos alas fijadas a la parte media de su fuselaje en lugar de ubicarse completamente arriba o completamente debajo del avión. El propósito de esta medida es permitir que la aeronave se beneficie del efecto de tierra mientras vuela sobre espejos de agua tranquilos. La colocación de las alas más cerca del suelo, permitirá crear un colchón de aire adecuado para deslizarse. Su ubicación algo más elevada, que el vientre de la aeronave, también reducirá el riesgo de golpear objetos en el suelo.

En su concepción original, los aviones Ceros beneficiarían a sus motores turbofán (equipados con un sistema, que elimina el hielo acumulado e impide su formación) montados en la parte superior y delantera de sus alas. Esta distribución generaría un mayor sustento del aparato en comparación con un avión convencional, lo que ayudaría a reducir el ruido en decibelios, un valor agregado apreciable para las poblaciones de vida silvestre.

De acuerdo a la fuente consultada, el fuselaje de los Ceros estaría “hecho de material compuesto para ahorrar peso, y otras tecnologías deberían integrarse en la ecuación para simplificar la aviónica, los controles y los procedimientos de vuelo”.

El aumento en la carga útil, la eficiencia del motor y el rendimiento también deberían tomarse en consideración para bajar los costos de transporte de carga y ofrecer un precio de boletos módico para los pasajeros, que viajan por las regiones más frías del planeta.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.