Andesita en la enigmática Tiahuanaco

Tiahuanaco
La Puerta del Sol en la antigua ciudad de Tiahuanaco. (c) Can Stock Photo / dmitriyrnd

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha aprovechado los minerales y las rocas, que se encuentran en su medio ambiente para su beneficio propio. Los ha usado en construcción, para fabricar herramientas, armas y hasta como objetos de adorno y de lujo.

Una antigua civilización asociada a lo inexplicable

Tiahuanaco es una antigua ciudad ubicada en el actual territorio de Bolivia, a 15 kilómetros del lago Titicaca. Fue un centro ceremonial de gran importancia, y quizás, la cuna del hombre americano.

Tiahuanaco también es la denominación de una de las más atractivas y misteriosas civilizaciones (cultura preincaica) de la América prehispánica. Cuenta con un historial cercano a los dieciséis siglos: del IV aC. al II dC.

Entre las construcciones importantes se destacan las siguientes:  Kalasasaya, Akapana, Putumi, Kherikala, Lakakullu y Pumapumku.

En el palacio de Kalasasaya (“piedras erguidas”, en lengua aimará), se encuentra la construcción más conocida de Tiahuanaco: la “Puerta del Sol”. Es un arco de casi 3 metros de altura por 4 metros de ancho y 1 metro de espesor. En su parte superior, existe una divinidad tallada en alto relieve, acompañada en ambos lados de figuras antropo-zoomórficas en bajo relieve, que se dirigen hacia ella. La Puerta del Sol podría tener un peso de 10 a 12 toneladas y está labrada en un solo bloque de andesita.

La andesita es una roca de origen volcánico de color gris, que está constituida por un conjunto de substancias minerales, esencialmente de plagioclasas. Entre ellas, podemos citar a la andesina, la oligloclasa y la albita. La andesina es un feldespato de alúmina, sosa y sal, con indicios de magnesia, de potasa y de hierro. La oligloclasa es un triple silicato de aluminio, sodio y calcio. En cuanto a la albita, precisamos que, se trata de un feldespato formado por un silicato de alúmina y sodio.

La andesita también presenta anfiboles: minerales compuestos de sílice, magnesio, cal y óxido ferroso. En ciertas ocasiones, se ha detectado piroxeno. El cuarzo está presente en escasa proporción.

Bloques de andesita utilizadas en Tiahuanaco, pueden encontrarse con cierta facilidad en la Cordillera de los Andes. De allí, proviene su nombre. Además, se halla en las Montañas Rocosas (o Rocallosas).

¿Cómo y dónde tallaron la famosa Puerta del Sol?

Tiahuanaco está ubicado en un altiplano o meseta muy extensa. Son 130 kilómetros de ancho y 800 kilómetros de largo, a casi 4000 metros sobre el nivel del mar, en cuyo extremo norte está el lago Titicaca y hacia el sur, se ubican extensos lagos y salares. En otras palabras, en el altiplano no hay posibilidad de obtener andesita, por lo que los antiguos constructores de Tiahuanaco debieron haberla traído desde muy lejos.

¿Cómo y cuántos hombres trasladaron la Puerta del Sol? Ya labrada pesa de 10 a 12 toneladas, mientras que el bloque de andesita para tallar dicha puerta, pesa más de 20 toneladas.

Para llegar hasta Tiahuanaco desde las laderas del volcán más próximo, hay que atravesar en balsa el río Desaguadero o el lago Titicaca. No obstante, en el altiplano no existen árboles para obtener los troncos para construir dichas balsas.

Los bloques de andesita, en opinión de algunos investigadores, podrían proceder del volcán Capia, ubicado en Capira (Pomata, departamento Puno, Perú), situado a más de 50 kilómetros de distancia en línea recta. Los troncos de árboles para construir balsas, procederían de Caravani (departamento de La Paz, Bolivia), ubicado a casi 120 kilómetros de distancia en línea recta de las orillas del lago Titicaca.

Existen leyendas, que manifiestan que los bloques de andesita fueron transportados por los aires, al son de una trompeta que tocaba un hombre.

“…que las piedras grandes, que aquí vemos, fueron traídas por el aire al sonido de una trompeta, que tocaba un hombre…”.

Bernabé Cobo, 1653, “Historia del nuevo mundo”, tomo IV, página 70. Imp. E. Rasco, 1890, Madrid, España.

Entre los bloques tallados en andesita, que se encuentran en Tiahuanaco, hay uno que pesa casi 40 toneladas.                                                                           

Deja una respuesta:

Por favor, deja tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí