144 horas sin visa en Beijing (II)

144 horas sin visa en Beijing
Pagoda Cihousi de Beijing. Foto: Jhon Castrillón / InnovaMag.
| Parte II
144 horas sin visa en Beijing – Parte I
Templos y palacios: encuentro con la historia y la armonía

El segundo día de visita por Beijing, puede orientarse hacia el sur de esta inmensa ciudad, para conocer otro de los grandes monumentos y patrimonios de la UNESCO en el gigante asiático: el Templo del Cielo. Este conjunto de palacios, con una extensión de 273 hectáreas, fue en otra época, el lugar donde los emperadores rogaban al Cielo por el buen clima y las buenas cosechas. Hoy, es uno de los monumentos más representativos de esta ciudad y de China, con su icónico pabellón circular de 38 metros de altura. Y después de hacer el recorrido completo por el Templo, muy cerca de allí, se recomienda visitar la calle comercial de Wanfujing y probar el delicioso pato laqueado de Beijing, el plato típico de la ciudad, en el famoso restaurante Quanjude.

Para el tercer día, sería ideal continuar el tour por un lugar más fresco y natural, sin salir de la ciudad y de fácil acceso por medio de autobuses o metro, que nos llevarán hasta el Palacio de Verano, otro de los puntos de visita obligada de Beijing. El mencionado Palacio, es en realidad un extenso jardín imperial, fue lugar de veraneo y descanso de los emperadores, que está conformado por el lago Kunming y un sin número de importantes construcciones que incluyen puentes, pagodas, torres, pabellones, corredores, un barco de mármol y hasta una réplica de la ciudad sureña de Suzhou. El recorrido por el Palacio de Verano tomará varias horas, pero se garantiza una de las experiencias más gratas y memorables en China, puesto que el lugar combina la belleza natural con la majestuosidad y la armonía de las edificaciones tradicionales.

Caminar sobre la Muralla China, un privilegio de categoría mundial

Por último, sería imperdonable despedirnos de Beijing sin antes haber dado un vistazo al monumento más antiguo y representativo de China ante el mundo: su Gran Muralla. A una hora y media de la ciudad se encuentra uno de los tramos mejores conservados de la Muralla de los 10 mil li, la sección de Badaling. Hasta este punto es posible llegar por medio de un tren directo que parte desde la Estación de Trenes del Norte, o en autobús desde la estación de buses de Deshengmen. El paisaje, el contacto con el pasado y la historia de China, así como el encuentro con miles de visitantes chinos y extranjeros que diariamente concurren a este majestuoso patrimonio de la humanidad, hacen que la experiencia de esta visita sea inigualable para aquellos que tengan el privilegio de poner pies y caminar sobre los senderos de la milenaria Muralla.

La visita de 144 horas en Beijing finaliza porque el viaje debe continuar, pero quedará la sensación y el deseo de querer regresar algún día, para conocer otros rincones de esta inmensa ciudad o volver a los mismos lugares para descubrir los detalles ocultos que no fueron apreciados en la primera visita.

La exención de visado de tránsito para viajar libremente por Beijing, aplica para ciudadanos y nacionales de países de la Unión Europea, Canadá, Estados Unidos, Rusia, Brasil, México, Argentina, Chile, Australia, Nueva Zelanda y 6 países asiáticos. Para mayor información, sobre condiciones y países exentos recomendamos visitar el sitio en español de China Highlights.

Así que, si usted reside en alguno de estos países y está planeando vacaciones por Asia próximamente, no pierda esta gran oportunidad de conocer una de las ciudades más antiguas y fascinantes de China, su capital: Beijing.

Deja una respuesta:

Por favor, deja tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí